¿Cómo ser feliz en un mundo de amargados?

El Padre Pedro José Guerra, de la parroquia Jesús Obrero en Los Naranjos de Guarenas, inició el pasado miércoles 12 de septiembre, un ciclo de participaciones en nuestro programa radial Vía Alterna, que se transmite de lunes a viernes, desde las 4pm hasta las 7pm, por Vía 97.7 FM y viafm.com.ve.

En esta primera ocasión, el Padre Pedro José compartió un resumen de la conferencia que ofreció el domingo 9 de septiembre en la Iglesia Jesús Obrero, titulada “Cómo ser feliz en un mundo de amargados”, a continuación tenemos la transcripción de las principales ideas y la grabación del audio del programa.

Reproducir audio:

 

Realizada la presentación a los oyentes, le damos la palabra al invitado el Padre Pedro José:

La gente nunca será como uno quiere

“A todos nos toca en algún momento de la vida trabajar con compañeros que son conflictivos, hay ambientes que son conflictivos. Otras veces, nos tocan vecinos intransigentes y otras veces nos topamos con problemas familiares, de familias pesimistas.Y es en ese ambiente donde cada uno de nosotros tiene que desarrollar la vida, con compañeros conflictivos, con vecinos intransigentes, con familiares pesimistas y creo que la lista se podría  seguir agrandando”.

Hay gente que no nos quiere

“Porque hay gente que no nos quiere, hay gente a la que no le gustamos, eso es insoslayable, es decir no es extraño, es lo normal.

Algunas veces porque nosotros le hemos fallado a alguien, yo creo que eso hay que reconocerlo en cada uno de nosotros. Quizás sin darnos cuenta, otras veces con toda la intención, pero entender que esas personas están dolidas, que están heridas”.

¿Qué hacer frente a esa situación?

“Frente a esa situación, lo que tenemos que hacer es humildemente pedir perdón, porque nosotros fuimos los que fallamos, los que hicimos la herida. Si esa persona no nos quiere perdonar, ya el problema es de ella, pero yo humildemente reconozco cual es mi falla, mi equivocación y le pido perdón a esa persona”.

Pero también hay otra gente difícil con la que uno se topa en la vida

“Que son aquellas que critican y que envidian a los seres humanos. Son ese tipo de personas que agigantan tus errores y contrariamente, minimizan tus triunfos, tus cualidades y tus capacidades.

También trato muchas veces con las personas que a uno no le agradan, hay personas que a uno no le caen bien, con las que tenemos ciertas asperezas. Y eso no es programado por uno, no es prejuzgado por uno, pero esas son las relaciones interpersonales.

Y el séptimo tipo de persona difícil, paradojicamente es el autosabotaje, las personas que no creen que pueden ser felices, incluso las personas que no creen que se merecen ser felices. Entonces se sienten malas, hay muchos sentimientos de culpa y son las acomplejadas, que tienen los dos complejos que van hacia los extremos.

El primer tipo de acomplejado, los complejos de inferioridad, que son los problemas de autoestima baja, las personas que se creen inferiores a otras personas, que no se sienten capaces de ser felices. Y el otro extremo, son las personas que se creen con una superioridad, abusan de sus complejos, hieren, ofenden, insultan a las otras personas y creen que solamente es válido lo que ellos sienten y opinan.

Entonces yo creo que con estas siete características de las personas, en medio de ellas, uno tiene que aprender a ser feliz”.

 

Hay que tener claro tres reflexiones de vida:

 

1.- Adecuada autoestima

“Para tenerla hay que tener claro tres puntos que son imperdibles.

Primer punto: somos únicos e irrepetibles, cada persona tiene su manera de comprender, de enfrentar la realidad. No podemos nosotros pretender que los demás vean el mundo o vean las razones como nosotros las vemos, somos únicos e irrepetibles, como lo decían las abuelas de antes, cada cabeza es un mundo. Entender que cada persona tiene su particularidad, sus propias características, que eso es muy importante en la vida. Y que si nos queremos llevar bien con las personas, tenemos que respetar ese punto de vista, que esa persona es única e irrepetible.

Segundo punto: somos distintos, diferentes, nosotros no somos ni mejores, ni peores que nadie, simplemente somos distintos. No somos desiguales, tenemos igual dignidad. En la dignidad, todos somos iguales, pero en la percepción de la realidad somos distintos, diferentes y no tengo que agradar a todos. Me pasa mucho en las redes sociales, donde escribes algo e inmediatamente alguien te dice como lo tienes que escribir, como tienes que decir la frase, o como tienes que escribir lo que quieres decir. Yo creo que tenemos que entender que los otros piensan y sienten de manera distinta, diferente.

Y el tercer punto para enriquecer nuestra autoestima, es que somos auténticos, hay que aprender a ser uno mismo. Que hermoso cuando cada uno de nosotros es original, cuando cada uno de nosotros es auténtico, yo creo que eso es lo que más sana de una buena autoestima y lo de más valor en las relaciones interpersonales. No cuando las personas viven de la apariencia, viven comparandose y viven imitando a otras personas. Tenemos que aportar la originalidad que tenemos”.

 

2.- Procesar nuestras emociones

“Lo segundo que planteo, es procesar nuestras emociones. Si yo soy dueño de cómo me siento, yo soy el que toma la decisión como me voy a sentir en un ambiente difícil. Hay que tomar la decisión de no engancharse, ni desgastarme. Eso creo que hay que tratarlo de controlar en las emociones, no nos podemos enganchar de las personas. Hay veces que uno tienen un problema con una persona en la mañana, y llega la tarde, y llega la mañana, y llega el fin de semana, y llega la otra semana… y todavía la persona está molesta por un impasse o problema. La persona está enganchada y se está desgastando inutilmente, porque nadie cambia a nadie.

Entonces yo creo que si el tema es ¿cómo ser feliz en un mundo de amargados? Uno decide ser feliz. Tenemos que quitar al otro el poder de dañarme, me pueden quitar cosas, espacios, sitios que son míos. Pero como me siento, eso lo decido yo. Nadie, absolutamente nadie puede hacerle la vida imposible a uno, a menos que uno quiera. Pero es una decisión de uno.

Cuando tengo compañeros conflictivos, o vecinos intransigentes, o familiares pesimistas, o gente que me están criticando o envidiando, yo trabajo mis emociones, trato de controlarlas y superarlas”.

 

3.- Tener una buena experiencia espiritual

“Y la tercera propuesta que hago es tener una buena experiencia espiritual, que es la experiencia de trascender. No estoy hablando de un misticismo o de una fuga de la realidad, sino que la experiencia espiritual es lo que lleva a trascender las situaciones de vida que uno le toca. Y creo que hay que tener claro que Dios nos protege.

Hay gente que no nos quiere, pero Dios nos ama y esa es una experiencia espiritual muy fuerte, entender la protección de Dios y algo que es muy difícil de decir, muy difícil de vivir, pero es lo más sanador que me ha tocado en estas últimas épocas de mi vida, que es mejor soportar la injusticia, que hacer el mal… Es mejor soportar la injusticia, que hacer el mal. Yo estoy convencido de esta frase que la he escrito y la vivo.

Yo creo que la persona que hace el mal no es feliz… yo estoy convencido de eso”.

 

La infelicidad no es una opción, la felicidad es una decisión

“Es una decisión personal, es decir, yo decido ser optimista, yo decido ser feliz… y si otro decide otra cosa, es único e irrepetible, es distinto, es diferente, es auténtico y lo respeto. Pero yo me propongo ser feliz y por eso mi conclusión de esta conferencia es que la infelicidad no es una opción y la felicidad es una decisión, que se construye de adentro hacia afuera, nunca desde afuera hacia adentro. Con mucho sacrificio y mucho ímpetu”.

 

1217total visits.

Este artículo tiene 1 comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *